domingo, 21 de marzo de 2010

El camino hacia la inteligencia colectiva

En los orígenes de Internet estuvo la intención de conseguir un sistema que permitiera una búsqueda cercana al lenguaje humano. Siendo el lenguaje mismo el identificador principal de nuestra cultura, el camino de Internet debe orientarse hacia la inteligencia humana. Ésta deducción lógica convierte a la intincada red de información en una red de conocimiento que orientaremos, querámoslo o no, hacia la inteligencia colectiva.

En palabras de Pierre Lévy, filósofo y no informático, la inteligencia colectiva se identifica con una evolución antropológica que define como «una inteligencia repartida en todas partes, valorizada constantemente, coordinada en tiempo real, que conduce a una movilización efectiva de las competencias». En sus escritos sobre la inteligencia colectiva divaga al mejor estilo de un filósofo sin lograr concretar muchas de las cuestiones fundamentales, pero dejando clara la cercanía evidente entre la información dispersa en Internet y la forma en que se reinventa la sociedad.

Es una cuestión sociológica reconocer los efectos de Internet en la transformación de la sociedad, y es una cuestión informática darle significado a la información para facilitar estos intrincados análisis. Los metadatos cumplirán una función trascendental, con un estudio sujeto a la incapacidad de lograr generalidades absolutas.

La labor informática del día a día debe incluir la misión de darle sentido a cada elemento de información que se construye, sin importar que sea de uso interno pues eventualmente hará parte de la red. El sentido que se le dé a la información debe ser independiente de valoraciones de la fuente, hay que evitar que los generadores de información se encarguen de la tarea de dar significados porque va en contravía de una integración hacia la inteligencia colectiva. Un usuario que califica el contenido sesga el mismo a su interpretación propia e individual del mundo. En el otro extremo está la imposibilidad de convertir una visión única del mundo en un estándar restrictivo. El enfrentamiento inconciente entre éstas dos posturas está retrasando la llegada tan esperada de una sociedad de conocimiento basada en la inteligencia colectiva.

Publicar un comentario