domingo, 12 de mayo de 2013

Apple debería olvidarse del iPhone

Apple ha repetido experiencias con sus estrategias, y el mercado le ha respondido siempre de manera similar: la empresa sale, presenta una innovación que resulta exitosa, construye un volumen espectacular de ventas y, pasado un par de años, todas las compañías están haciendo lo mismo con una calidad igual o superior. El ciclo de vida de producto obliga a la compañía a presentar innovaciones relevantes antes de la declinación, pero también a presentar nuevos productos para entrar en mercados sin competencia. Sin embargo Apple parece atado al destino del iPhone debido a que es el producto que le reporta más utilidades y que ha sostenido el crecimiento de la marca en los últimos cinco años.

Ya va siendo el momento de que Apple «se olvide» del iPhone, así como en el pasado ha quitado el foco de otros de sus productos estrella y por la misma razón: ya otros hacen productos con mejores especificaciones. Con Apple olvidándose de su teléfono, la atención de la innovación en móviles perdería protagonismo, y es que, después de las propuestas de software de Samsung para su línea Galaxy S, los teléfonos móviles no tienen ya mucho espacio para sorprender.

Para quitar el foco al iPhone, Apple debería ofrecer, otra vez, un producto nuevo que sorprenda. Los medios en Internet están atentos al posible iWatch, tal vez como una forma de medir la respuesta a un concepto que ya existe en el mercado, pero de momento Google no reporta un volumen estadísticamente representativo de búsquedas para el término iWatch, y hay que considerar que por el iPhone se indagó considerablemente desde enero de 2007, varios meses antes del lanzamiento.


Olvidarse del producto no significa abandonarlo, habrá iPhone para rato, como hay iPod, Mac y Macbook, y se nutrirá del modelo de plataforma cerrada e integración completa que le ha permitido a Apple diferenciarse, aunque no le permita sostener la participación en ventas con la aparición de grandes competidores. Las nuevas innovaciones vendrán también, la expectativa por la influencia de Jonathan Ive en el rediseño de iOS ha alimentado expectativas y fantasías, y será el impulso que sostenga la madurez del producto.

Sin embargo la innovación sobre las línea de producto existentes no alcanza para sostener una marca como Apple, la competencia ya se está imponiendo y la compañía tendrá que sorprender nuevamente, de no hacerlo volveremos a ver al Apple de los años 90, con productos maravillosos que podremos ver en la vida real sólo por accidente.
Publicar un comentario